Connect with us

Opinión

Bitácora de febrero

Publicado

el

¿Estamos ante un gobierno de interinos?



Febrero suele ser un mes políticamente tranquilo; es el mes en el que se activa el presupuesto. El Parlamento todavía no sesiona y por lo tanto las declaraciones políticas todavía están a medio tono.

Por lo mismo es un mes de respiro y aire para el gobierno. Siempre ha sido así.

Pero febrero es también un mes de huaicos. De huaicos y de cambios en la temperatura que impactan en la economía, en las cosechas, en las viviendas más humildes. Eso también siempre ha sido así. Felizmente se actuó con preocupación y de manera rápida. Y, en líneas generales, se está atendiendo la emergencia. Ahora lo que vendrá serán modificaciones en las estrategias futuras de prevención.

Y entre los huaicos y escándalos mediáticos, el gobierno encontró una posición que le ha dado respiro. Todo esto le resultó oportuno para ubicarse en un perfil bajo.

Además algo empieza a cambiar en el aspecto comunicacional de PPK. La estrategia varía y posiblemente para mejor: el presidente visita comisarías, sale a la calle y respira el ambiente. Y está bien que sea así. Ojalá haga lo propio con hospitales y mercados. Empieza, pues, a tener rumbo su precaria estrategia comunicacional. Igual sigue y seguirá bajando en las encuestas, pero por lo menos en febrero deja una sensación diferente.

La medalla olímpica en materia de comunicación se la ha llevado Alejandro Toledo. A estas alturas (da pena decirlo) convertido prácticamente en un prófugo de la justicia o al menos de la verdad: la verdad ética, jurídica, comunicacional. Pesa sobre él una vergonzosa acusación y el expresidente está como oculto, escondido, viviendo casi de incógnito en Estados Unidos. Un triste final que estaba anunciado desde que se le vio salir del Congreso —de la comisión investigadora— repartiendo rosas y besos volados. Aquella vez estaba como ido, como ignorante de lo que le estaba pasando, desfasado.

Ya es costumbre que la prensa hable de él como el “prófugo Toledo” y es una lástima mirarlo así, saberlo de esa manera. Ignora el expresidente que si no vuelve por cuenta propia, quedará también prófugo de los sentimientos de otredad, de solidaridad social, de lucha por ese respeto ciudadano por el que millones de personas le dieron su apoyo. A este escándalo hay que añadirle los (por lo menos) tres millones de dólares que recibió Nadine Heredia, la mujer que llevó a su esposo a la presidencia para hacer de su condición de candidato y/o presidente una oportunidad de negocios, para canalizar dinero fácil, a cambio de ilusiones y enarbolando una mística falsa que en realidad maquillaba un deseo intruso de poder. Ella sigue ahora en más de lo mismo, jugando con la verdad desde su Twitter.

Y estos temas (que el país está siguiendo como telenovela)  son a su vez lo mejor que le ha podido pasar a PPK para desviar la atención pública. Le cayeron como regalo de los Reyes Magos. Y así, entre historias de este tipo, escándalos, allanamientos, cuadernos de extradición, sarcasmo y asombro de la gente, trascurrió febrero.

En materia económica se anunció que todo lo dicho impactará un punto del PBI, aunque se prepara un paquete complementario para reactivar la economía. Por algo es un gobierno de economistas. Enhorabuena.

El plano internacional está ocupado entre el caso Lava Jato, el cuaderno de extradición y la visita de PPK a Donald Trump. Las tres cosas todavía darán que hablar.

De todas maneras, habrá subibajas. Sobre todo por la agenda Chinchero y la muy posible censura del ministro. Esto impulsará cambios en el gabinete y la salida de Zavala. A estas alturas, ya parece cuestión de tiempo.

Y es que todo indica que se empieza a cerrar el primer ciclo del gobierno. Y se cerrará con las dificultades propias del Perú, con buenas intenciones, con desgastes inevitables, con frustración y cierto desencanto. Así es la gestión pública en este país.

PPK ya está en 29% en las encuestas y muy probablemente solo reaccionará cuando se acerque al 15%. A este paso será en dos o tres meses. Y ahí habrá un giro y mayor apertura para el Ejecutivo, más aún si Vizcarra llega a ser censurado. Radio Nacional, TV Perú, la Biblioteca Nacional y muchos otros puestos de otros sectores están ahí, en inercia automática, sin nombramientos. Solo hay interinos, lo que impide una política de cambio.

A estas alturas esto parece ser una característica en el actual mandato: estamos ante un gobierno de interinos. Y quizás de ministros pasajeros.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Caviares no quieren soltar el TC

Seguir leyendo

Opinión

COVID-19: fiasco gubernamental

Seguir leyendo

Opinión

El verdadero grupo de poder

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo