Connect with us

Opinión

Bitácora de agosto

Publicado

el

La política de la antipolítica no funcionó pero, más allá de sus errores, nos toca a todos cuidar al gobierno.



El mes de agosto de 2017 termina para el gobierno con un bajo nivel de popularidad y con una situación muy preocupante: una parte del país parece empezar a perderle el respeto a PPK. Se nota en la calle, en los comentarios de café, en las oficinas. Y nadie quiere eso.

Muchos analistas y periodistas avisaron de los posibles problemas de gobernabilidad que se estaban gestando. Escribieron sobre el tema; hablaron de la necesidad de cambios; pero el gobierno no escuchó. Ahora se ha llegado a un nivel de aceptación de 19% en las encuestas, un 19 % que tal vez sea un 11% en todo el país. Y la pregunta es qué pasará cuando se llegue a menos de dos dígitos, con un primer ministro que parece haber convertido la gobernabilidad del país en una apuesta personal, en una necesidad profesional de no entregar el cargo hasta que la economía mejore.

Nadie duda de la capacidad de Zavala. Seguramente hasta hubiese sido un gran orquestador de gobierno en el Chile de hace 25 años o en la Argentina del primer periodo de Carlos Menem; sin embargo, a la luz de los resultados aquí no es más la persona indicada para conducir el gobierno. La lógica de que si el país crecía el chorreo se encargaría del resto no ha dado resultados.

El país no ha crecido y se ha llegado a una gobernabilidad que desconcierta, a un problema de comunicación y de código con la población. Hasta podría decirse que el problema está en el estilo de conducción del gabinete. Así lo percibe mucha gente.

Se dice que algunas personas habrían sido convocadas para asumir nuevas carteras (un excandidato a la presidencia y un exvicepresidente, entre otros). Y el cuestionamiento al presidente habría sido la mismo en ambos casos: ¿para qué cambiar a un ministro si lo que se requiere es un nuevo gabinete?

En este contexto, la huelga de los maestros acaparó la atención durante todo agosto. Hubo además claras contradicciones entre la ministra de Educación, el primer ministro y el propio presidente. Un problema como el del sector Educación (que con familiares y jubilados rebasa largamente el millón de personas), no debiera ser de responsabilidad exclusiva de la ministra de Educación. Se requiere de un abordaje más amplio. Y en esto, además, ha faltado liderazgo político y social.

A estas alturas la estrategia del Sutep es muy clara: propiciar la censura de la ministra de Educación para luego negociar la modificación de la ley magisterial. Si esto se concreta, el Sutep se habrá salido con la suya.

No es viable renunciar a la evaluación, eso generaría una involución. Y el problema no está en la evaluación sino en el tipo, sobre el cual gobierno ha decidido mantener su postura.  Mientras tanto, Fuerza Popular observa desde la tribuna, aunque mucho de lo que pueda ocurrir en los próximos días dependerá de la posición que adopte el partido fujimorista en el Congreso. ¿Apoyarán al gobierno —que ha logrado un acuerdo en nueve de los diez puntos— o al Sutep?

Todos estos desencuentros dejan una herencia para setiembre con problemas de manejo político. La política de la antipolítica no funcionó. Las consecuencias están ahí: la calle está ganado protagonismo y el escenario actual es de preocupación. Pero, más allá de sus errores, nos toca a todos cuidar al gobierno.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Greta Thunberg, Lindbergh y Cristóbal Colón

Seguir leyendo

Opinión

“Ojo, a esa hora yo estuve en el Banco de la Nación”

Seguir leyendo

Opinión

Psicosocial

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo