Connect with us

Opinión

¡Bienvenidos al “mercado” laboral!

Publicado

el

'Ley Pulpín': el Estado legitima la perversa tradición de "pagar piso".



Que se trata del mercado, que es voluntario, que es temporal, que solo aplica al 25% de trabajadores, etc. Se entiende que, cuando se trata de reformas de Estado, los analistas hablen en ‘macro’ —la misma lógica que proclamaba Figallo a Vilcatoma— pero también es cierto que, citando a Vásquez Kunze, solo los hechos mostrarán la efectividad de la llamada “Ley Pulpín”. Sin embargo, ¿por qué esperar el futuro? 

Recurramos a los datos actuales y mejor si son inmediatos y mucho más pedestres que los brindados por el INEI. Observemos, por ejemplo, a Juan Pérez, quien desde el 2012 trabaja en una empresa que mantiene dos planillas (cada una bajo una razón social distinta, no pregunten cómo), la más antigua con doce trabajadores que perciben el íntegro de sus derechos laborales y, la segunda, con nueve que se encuentran bajo el régimen de microempresa. ¿Adivinan en qué planilla está inscrito Juan?

El 15 de este mes, sus compañeros de trabajo más antiguos cobraron como gratificación un sueldo COMPLETO más el 9%, mientras que Juan Pérez, solo la CUARTA PARTE. Y respecto a la CTS, ni se diga. No importa que nuestro amigo haya obtenido el reconocimiento de sus jefes por su creatividad, su aporte constante de nuevas soluciones y, sobre todo, por su productividad —siempre ha estado dispuesto a hacer horas extras—: nada de eso es suficiente. Los hechos son que nuestro jovencísimo Juan resulta tan o más valioso para la empresa que sus compañeros mayores, mas sus derechos laborales, no. ¿Que así es el mercado y debería renunciar para irse a una empresa donde sí lo valoren? Si antes de que promulgasen la nueva Ley de Régimen Laboral Juvenil esto ya resultaba difícil, imagínense cómo será a partir de ahora.

Entonces, planteando el asunto en el mismo registro limitado de Ollanta y bajo su lógica de escuela militar: parece que no solo bastaba con que los antiguos hicieran “pagar derecho de piso” a los nuevos como una especie de tradición perversa. Era necesario, además, que esta fuera legitimada por el Estado.

Jóvenes, ¡bienvenidos al “mercado” laboral!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La OPS desmiente al Gobierno

Seguir leyendo

Opinión

El estate quieto funcionó

Seguir leyendo

Opinión

Sin escrúpulos

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo