Connect with us

Opinión

Banderita blanca

Publicado

el

Presidente ofrece a opositores elecciones impecables a cambio de paz para lo que queda de su gobierno.



En un sorpresivo y breve mensaje a la nación, el presidente de la república, acompañado de su gabinete, ofreció lo único que está en sus manos procurarle al país hoy, a saber: la voluntad del gobierno de entregar el mando constitucional a través de un proceso electoral irreprochable. Así pues, el presidente le otorga un respaldo explícito al diálogo político que está llevando a cabo su premier con los más importantes líderes de la oposición, los principales interesados en que las elecciones generales del 2016 lleguen a buen puerto.

El sentido del mensaje es muy simple: déjenme irme en paz para que ustedes puedan llegar en paz. A diferencia de anteriores ocasiones en las que el oxígeno político le permitía darse el lujo de enviar a dialogar a su premier mientras él despotricaba de sus rivales, esta vez la fuerza de las circunstancias lo han obligado a sacar la bandera blanca para que su mandato sobreviva los diez meses que le quedan en el fárrago de las acusaciones que pesan sobre él y su esposa. Y lo más probable es que el interés y las expectativas de la oposición que aspira a ser gobierno vayan en el mismo sentido.

A los que no les ha podido ofrecer nada es a los ciudadanos de a pie. Hoy a nadie le interesa, por ejemplo, que el presidente vaya a viajar a la ONU para hablar en la Asamblea General, ni que participe de un almuerzo con Francois Hollande y Ángela Merkel para elaborar propuestas para el cambio climático. Tampoco que aquí vayan a reunirse la próxima semana los mandamases del Fondo Monetario Internacional y que el Perú esté “en los ojos del mundo”.

Lo que a la mayoría de la gente le interesa, entre otras cosas, es que su esposa rinda cuentas ante la justicia por una serie de hechos que se le imputan. Pero esa exigencia sin la fuerza de un liderazgo político que la empuje se diluirá apenas empiece la campaña electoral. De ahí que el presidente haya apostado todas sus fichas a apaciguar a la oposición que es la única que puede canalizar las iras ciudadanas bajando los decibeles de la crítica y la confrontación.

Me parece que el presidente ha jugado bien la última carta que le quedaba. Veremos si su juego resulta.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nos vamos a morir de hambre

Seguir leyendo

Opinión

El COVID-19 transparenta el genoma del gobierno

Seguir leyendo

Opinión

“Tarde o temprano todos nos vamos a infectar”

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo