Connect with us

Opinión

Balbi bajo ataque

Publicado

el

Detrás de Colchado está el ministro de baja policía Morán. Si este ha tenido el atrevimiento de decir sin empacho que los congresistas se busquen un nuevo trabajo, ya se imaginan que esta gente puede ser capaz de todo. Recién están empezando. 



La típica de las dictaduras y sus secuaces es atacar a los periodistas que se oponen. Algunos ataques son directos y otros velados; todo depende de la fortaleza de la dictadura.

Hoy apareció en el diario La República –el operador mediático más entusiasta del dictador– un artículo firmado por Ángel Páez, pero que bien hubiera podido serlo por Harvey Colchado, el todopoderoso hombre de inteligencia (Diviac) que bajo el cuento de la lucha anticorrupción se convirtió desde hace mucho en brazo de una fiscalía politizada y gobiernista… que hoy es lo mismo que golpista.

El aparente objetivo del artículo de Páez es “denunciar” un “complot” o “conspiración” del “fujiaprismo” contra Harvey Colchado, a través de unos chats en los que los contertulios piden su expectoración. No olvidemos que Colchado fue el policía que hizo una declaración evidentemente política, fuera de lo que le corresponde, sobre la pertenencia del exfiscal de la Nación Pedro Chávarry como miembro de la banda Los cuellos blancos. Este es el mismo Colchado que acompañó a los fiscales politizados en la detención de Keiko Fujimori, y de ahí se explica la indignación de los parlamentarios fujimoristas ante la certeza de que Colchado no obedece a criterios técnico-policiales sino políticos (con todo el poder que ello significa).

No hay, pues, nada nuevo ni fuera de lo común en el chat fujimorista, pero sí hay algo que llama la atención entre la cháchara del artículo: la mención a la periodista opositora Mariela Balbi.

Ello no es gratuito. Balbi es una aguerrida objetora a una forma de hacer política por parte del gobierno y sus aliados (prensa incluida), que devino en un golpe y que en el ínterin fue copando instituciones y metiendo presos a opositores por quítame estas pajas. Incluirla en este artículo es un claro mensaje intimidatorio, pues su mención no tiene más sentido que ese.

El autor de la especie se da maña para que aparezca publicado un chat en que uno de sus integrantes afirma que Balbi le ha (re)enviado información (que circula) sobre Colchado. Eso es todo.  ¿Cuál es el sentido de ponerla allí? Pues periodístico ninguno, claro. El objeto es enviarle la señal, señalarla con el dedo, avisarle que está en la mira de un régimen sin contrapesos ni fiscalización.

Detrás de Colchado está el ministro de policía Morán. Si este ha tenido el atrevimiento de decir sin empacho que los congresistas se busquen un nuevo trabajo, ya se imaginan que esta gente puede ser capaz de todo. Recién están empezando.

Foto: Difusión

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El dilema de usar o no usar

Seguir leyendo

Opinión

Imposible disfrazar el golpe de Estado

Seguir leyendo

Opinión

El ingeniero constitucionalista

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo