Connect with us

Opinión

¿Avanzamos o nos conformamos solo con una ilusión?

Publicado

el

El Perú debe aprender que para ser un país de primer mundo (en el sentido futbolístico y, en general, como nación) no es suficiente sacar la cabeza y a punta de autobombo hacerse ilusiones, sin permitir que salga el cuerpo completo.



“Este entrañable país tiene gente que se especializa en sacar la cabeza del agua. Podemos vivir con ella entre la barbilla y la nariz mucho tiempo, pero siempre terminamos, luego de heroicos sacrificios, con el líquido en el cuello. Y nos maravillamos de haber logrado sacar la cabeza y nos sentimos agradecidos por poder respirar libremente, y esperamos seguir así haciéndonos ilusiones. Pero son ilusiones; porque siempre es la cabeza, nada más que la cabeza y solamente la cabeza la que sobresale”.

Para darle la contra a esta afirmación sobre los peruanos hecha por algún anónimo autor, salió Juan Carlos Oblitas, director deportivo de la Federación de Fútbol. Me dio mucho gusto escucharlo decir que no debíamos celebrar fracasos. El comentario venía a colación por la pregunta de algún comentarista deportivo que ansiosamente quería escuchar que a la selección se le debía recibir con festejos, darle audiencia con el presidente y casi hacerles un monumento por haber asistido al mundial y haber jugado bonito (esto último es muy cierto).

El Perú debe aprender que para ser un país de primer mundo –en el sentido futbolístico y, en general, como nación– no es suficiente sacar la cabeza y a punta de autobombo hacerse ilusiones, sin permitir que salga el cuerpo completo. Mucho más allá de darle vueltas al tema de nuestra gloriosa hinchada o de nuestra participación en Rusia, lo que toca es pasar rápido la página, ver si Gareca se queda o no (ojalá que sí) y enrumbar hacia el próximo objetivo: la Copa América y las próximas eliminatorias. Ahora en plan de ganar ambas.

De la misma manera toca ver como país si realmente queremos solucionar los grandes problemas nacionales: la informalidad, el centralismo y la corrupción, también la inseguridad ciudadana y el transporte público, entre otros varios más sin caer en el “largo tiempo el peruano oprimido la ominosa cadena arrastró…”

A nivel futbolístico hemos logrado mucho rompiendo el maleficio que desde junio de 1985 cayó sobre nuestra selección. Ahora toca, sin embargo, decidir con liderazgo y visión de futuro si queremos avanzar o, como dice líneas arriba, solo seguir ilusionándonos.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El juicio del ausente

Seguir leyendo

Opinión

El misterioso caso de las “loncheritas”

Seguir leyendo

Opinión

Retrato de un gobierno dictatorial

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo