Connect with us

Opinión

Argentina y Cristina con fiebres

Publicado

el

Los síntomas de Fernández de Kirchner son una alegoría involuntaria de los males argentinos.



Se acaba de saber que Cristina Fernández de Kirchner fue ingresada nuevamente a un hospital luego de pocos meses, esta vez por un “cuadro agudo febril infeccioso”. Sus síntomas no solo son médicos, como podía parecer, sino que constituyen una alegoría de la economía argentina y de los males que viven dentro de ella. 

Argentina tiene un nivel cultural, creativo, musical y futbolero envidiable. Y su régimen económico es también creativo, contestatario y hasta retro: sigue algunas recetas ochenteras cuyas consecuencias no son difíciles de prever, ya que todos vimos antes películas de trama similar.

Hoy, el país de los tangos tiene una inflación cercana al 30% anual, la cual combate ingeniosamente poniendo enormes trabas legales a la correcta medición del incremento de precios. La presidenta Cristina Fernández encontró el dólar a 3.10 pesos en el 2007 pero hoy, siete años después, el cambio oficial es 8.50 y el cambio libre es 13.50. 

Increíblemente, a pesar de la alta inflación, la pérdida continua de sus reservas y la calidad de paria financiero internacional que ostenta por su deuda soberana impaga, Argentina ha anunciado este año todavía más programas sociales (ya tiene 58) para incrementar la lista de 18 millones de argentinos que reciben una subvención del Estado. Y lo hace, coincidentemente, ad portas de las elecciones 2015. Mientras tanto, aquellos emprendedores argentinos que manejan pequeños negocios y necesitan constantemente nuevo personal relatan que los jóvenes que asisten a las entrevistas de reclutamiento exigen “pago en negro” para no perder los generosos pagos estatales que reciben por no trabajar. 

Como puede verse, este régimen económico, cercano a Venezuela en muchos aspectos, está generando distorsiones en el mercado laboral, cambiario, bancario, previsional y, sobre todo, ocasionando la pérdida sostenida del poder adquisitivo de toda su población. 

Hace 10 años, un peso argentino equivalía a un sol peruano; hoy, un sol compra casi cinco pesos. Hay conclusiones claras que sacar de este modelo, aunque como débil consuelo para el turista podemos decir que esta semana por veinte soles pudimos escoger una botella de malbec de lujo, una platea en la Bombonera para ver a Boca o una entrada a una excelente obra teatral. 

En resumen, al igual que con doña Cristina, los únicos que van a encontrar placer en atender a la Argentina son los médicos.  

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo