Connect with us

Opinión

Anita, la huerfanita

Publicado

el

Cuando los políticos anteponen el cargo a la dignidad.



A nadie escapa que Ana Jara llegó al premierato con una buena imagen personal pero escasos merecimientos, aparte de su amistad con “la pareja presidencial”. Su debilidad solo acrecienta la percepción de vulnerabilidad del gobierno.

Ella no manda y el ministro Urresti se encargó de visibilizarlo. Debió “comerse” el papelón de que su ministro estrella destroce honras de mujeres. Pero lejos de una cuadrada directa y pública, Jara dice en buena cuenta que todos se tratan así de mal en el país y que ni nos sorprendamos mucho. No sorprende que Urresti siga como si nada, a pesar de sus recientes y disforzados tuits expresando una subordinación poco creíble.

Poco importa si Urresti es o no santo de su devoción. Lo concreto es que, en la práctica, lo está avalando. ¿Disciplina partidaria? ¿Apego a un plan preestablecido? ¿No le parecerá a la señorita Jara que es tiempo de dejar de hacer el ridículo y renunciar? Huérfana de peso político. Huérfana de ideas, de impronta y de liderazgo real. Huérfana hasta de ese valor mostrado para indignarse por las mujeres maltratadas o asesinadas. De eso, poco o nada queda. Todo ello quedó sepultado bajo la tradicional devoción peruana por mantenerse en el puesto público a cualquier costo.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo