Connect with us

Opinión

Amaterasu (cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia)

Publicado

el

Susanoo, según cuenta la leyenda japonesa, luego de haber sido la luz en los ojos de su hermana se rebeló contra ella con éxito, al parecer envidioso con la repartición del cielo, la noche y los océanos. Su hermana terminó encerrándolo en una cueva.



En la mitología japonesa Amaterasu es la diosa del sol o de la luz, la número uno del panteón de los inmortales. De ella desciende, según la leyenda, la dinastía imperial del Sol Naciente que lleva ininterrumpidamente en el trono del Crisantemo más de 2000 años.

Pese a ser la diosa más poderosa Amaterasu tuvo que pasar por momentos muy difíciles, y su poder se eclipsó brevemente por las maniobras de su hermano Susanoo. Él sumió al mundo en las tinieblas, según cuenta la leyenda nipona, luego de haber sido la luz en los ojos de su hermana. Se rebeló contra ella con éxito, al parecer envidioso con la repartición del cielo, la noche y los océanos que hiciera su padre.

La actitud ofensiva de Susanoo llegó al colmo de arrojar excrementos al palacio de su hermana mientras, embriagado de poder, cegaba los campos de arroz y esparcía las plagas por el mundo. La reacción de Amaterasu fue encerrarse en una cueva y despreciar olímpicamente, si cabe el término, al mundo del que su hermano se había apoderado. Con su autoexilio la luz dejó de brillar sobre la faz de la tierra, y muy pronto las cosechas se marchitaron y los hombres y los dioses empezaron a extrañar el reinado de Amaterasu y a odiar el de Susanoo.

Ante las súplicas, Amaterasu permaneció impasible hasta que un día recibió en la entrada de su cueva un obsequio que atrajo su atención: un espejo. El brillo de su propio reflejo fue tal que la diosa quedó hipnotizada frente a su cueva y, al salir, fue rodeada de dioses y hombres que le rogaron acabar con la oscuridad de la tiranía y corrupción que el gobierno de Susanoo había traído.

Frente a esa solicitud, Amaterasu accedió y encerró a su hermano en la cueva. Entonces reinó nuevamente la paz y brilló la luz en la tierra y el equilibrio se reinstauró con el triunfo de Amaterasu.

Opinión

La OPS desmiente al Gobierno

Seguir leyendo

Opinión

El estate quieto funcionó

Seguir leyendo

Opinión

Sin escrúpulos

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo