Connect with us

Opinión

¿Alguien dijo racismo?

Publicado

el

Suena duro, pero Atahualpa puede haber sido uno de los racistas históricos más nefastos.



Cuando partió la expedición al mando de Hernando Pizarro y del Villac Umu para traer el oro de Pachacámac, Pizarro le preguntó si no temía el castigo de su divinidad. Atahualpa refirió cómo cuando Huayna Cápac enfermó Pachacamac aconsejó sacarlo a la intemperie y el Inca falleció.

Cuando Huáscar y el cautivo estaban en guerra, Pachacámac anunció triunfo de Huáscar. Y luego, cuando los barbudos asomaron, Pachacámac dijo que serías mi prisionero, resumió el Inca; ha mentido tres veces y los dioses no mienten.

Pizarro alabó la sabiduría del Inca y Atahualpa, con carcajada incluida, lo interrumpió señalando que los mercaderes eran sabios. Saquen su cuenta. Cuesta aceptar que al acta fundacional de lo que se llamó Perú la empezaran a escribir un secuestrador y su secuestrado.

¿Cómo es posible que este antepasado indígena tan astuto a la hora de negociar haya ingresado sin armas ni guerreros a la boca del lobo en Cajamarca? Se ha pensado que fue por designio divino, se ha sugerido que estamos ante una prueba de la superioridad del hombre blanco. Mi maestro Franklin Pease ha intentado una respuesta compleja desde los linderos del combate ritual por el poder y, tras inolvidable conversación tomando mate de coca, María Rostworoski cerró el tema diciendo: “Por curioso, el ser humano es novelero”.

Ya hace un par de décadas avancé por escrito una explicación que no ha sido rebatida. Atahualpa cayó en la trampa por racista. Los barbudos no eran dioses. Su espía Apo lo había comprobado. Solo el barbero tenía poderes pues dejaba el rostro terso como poto de bebe.

Pero, ¿qué podían hacerle al Señor de los Cuatro Suyos estos suncasapacuna, estos barbudos sin gracia que para empezar tenían lana en la cara como las llamas? Encima estos alljocuna (perros) eran inútiles; en el Chira les habían dado tierras y no sabían cultivar. Estos perros lanudos no dormían, paraban hablando toda la noche (los europeos rezaban en voz alta alrededor del reloj). Son tan despreciables y chiflados que encima de todo paran de un lado a otro con una ari manca (olla sin estrenar) en la cabeza. ¡Y cuando llegan a su campamento ni siquiera la usan para cocinar!

El ninguneo del otro por su fisonomía alterna y el racismo ramplón perdieron al Inca. Entenderlo cuesta, pero esta historia continuará.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo