Connect with us

Opinión

¡Aeropuerto con ayudín!

Publicado

el

¿Por qué se da todas las facilidades a una empresa privada que no consiguió el capital al que se había comprometido (igual Odebrecht en el Gasoducto)?



En medio de su caída libre, acaso acelerada por un inusitado llamado a pasar la página en el tema corrupción, el presidente Pedro Pablo habría logrado el sueño de todo asesor marketero: cambiar el escenario, lograr que Odebrecht deje de ser el centro del debate.

Vaya si es cruel la ironía porque PPK lo ha logrado al precio de convertir en papa caliente de la agenda el tema del aeropuerto de Chinchero y el cambio de términos en la Asociación Público Privada (APP).

Mirado el tema de lejos, podría decirse que la vacilante actitud del líder (“sí pero no, no pero sí”) ha terminado por ganar una masa crítica en el aparato del Estado y ahí están, para demostrarlo, las marchas y contramarchas del aeropuerto. Pero hay más que eso.

En primer lugar, estamos ante un paralé del Congreso que le advirtió al Ejecutivo la necesidad de absolver determinadas dudas en torno al nuevo esquema. Nadie se opone al nuevo aeropuerto, pero si la empresa privada que acordó hacerlo con el Estado no ha juntado el capital suficiente, el contrato debió resolverse y buscar otro postor. El súbito giro gubernamental de asumir una mayor parte del costo y aligerar el peso de una empresa privada que ha incumplido e igual se llevará la parte del león… suena feo.

Ojo. Ha sido la comisión Lava Jato la que realizó el pedido de postergar el inicio de las obras hasta despejar esas dudas. Pudo haber sido la de Fiscalización, si el Estado en su conjunto estuviera atento. Pero ha sido la de Lava Jato. ¿Es que acaso hay algún vínculo de los capitales corruptores con la obra de Chinchero?

Entretanto, como si todo estuviese calculado para forzar la aceptación de los nuevos términos, el heroico pueblo cusqueño se ha lanzado en defensa de la obra y exige el inicio inmediato de los trabajos o la pradera se incendiará. Así estamos.

El exministro Segura ha demostrado, con ilustraciones risibles, que los representantes del Ejecutivo han actuado como procuradores afanados por defender el interés de la empresa privada antes que nada. Como si bajar el costo total fuese la excusa para toda cuchipanda.

No lo dijo el ministro, pero yo al escucharlo sentía que en una de esas podría estar describiendo el comportamiento servil y genuflexo, digamos, del ejecutivo toledista ante Odebrecht. Qué vergüenza.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Gobierno golpista en piloto automático

Seguir leyendo

Opinión

¿Morir en una cárcel?

Seguir leyendo

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo