Connect with us

Opinión

¡Adiós, Marisol! ¡Gracias, Nadine!

Publicado

el

Gracias a la pésima conducción política, el Ejecutivo convive con una amenaza permanente a sus gabinetes e iniciativas.



¿Qué puede llevar a que una bancada parlamentaria con 47 integrantes termine, 4 años después y a duras penas, reducida a no más de una veintena de votos? ¿Qué puede suceder para que una vicepresidenta de la República (la única que quedaba, puesto que el otro vice debió alejarse en medio de un escándalo de corrupción), qué tiene que suceder  pregunto para que esta también se marche del partido antes de que finalice el mandato? ¿Qué debió ocurrir para que una fuerza política que al inicio de su Gobierno estableciera alianzas y entendimientos con otras agrupaciones Perú Posible, AP, Somos Perú, Solidaridad Nacional, con lo que se aseguró una cómoda mayoría y el control de las Mesas Directivas del Congreso, perdiera todo ello antes de que se iniciara su último año de gestión?

La respuesta es simple: una pésima conducción política. No hay otra respuesta, tampoco atenuantes. La principal responsable es la presidenta (del partido), Nadine Heredia, quien creyó que podría tratar al oficialismo con la punta del zapato Ferragamo hasta su último día en el poder. Y vaya que se equivocó.

El tema no sería tan grave sino fuera porque afecta decisivamente la marcha del Ejecutivo. Sin mayoría propia y sin control de la agenda del Legislativo,  Ollanta Humala convive con la amenaza permanente de ver censurados a sus ministros (como podría ocurrir en una semana más con el titular de Justicia) o de ser continuamente desairado en sus iniciativas políticas (como en el Lote 192 y otras decisiones de su administración que requieren pasar por el Parlamento).

“Mi gobierno vive hoy una ofensiva muy dura”, se queja el presidente. ¡¡Para eso sirven las alianzas políticas cuando no se tiene mayoría propia!! Es inaceptable que ni Humala ni su querida esposa lo intuyeran en todos estos años. Ahora, según primicia de “Hildebrandt en sus trece”, Marisol Espinoza renuncia al partido, con lo cual la única vicepresidenta que le quedaba y que fuera tan maltratada desde Palacio pasa a una suerte de “oposición leal”, según se infiere de su carta de renuncia al partido fechada en septiembre.

Quizás Nadine Heredia se merezca la suerte política que hoy padece, pero no el país. Ojalá que el presidente Humala lo entienda así y evite actitudes que lo único que hacen es precarizar cada día más su gestión. Se le advirtió pero no quiso escuchar.

“Es el miedo a Nadine”, “Son los candidatos que ya están en campaña”, repetía negando lo evidente. Solo quiso oír las brillantes iniciativas de su esposa y he ahí el resultado.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Por qué legalizan la estupidez?

Seguir leyendo

Opinión

Lo que comienza mal termina mal

Seguir leyendo

Opinión

Matemáticas y sentido común

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo