Connect with us

Opinión

Adelanto de elecciones: ¿Y dónde quedó nuestro derecho constitucional al sufragio?

Publicado

el

Vale la pena recordar que, según la Corte IDH, existe la obligación de garantizar con medidas positivas que toda persona que formalmente sea titular de derechos políticos tenga la oportunidad real para ejercerlos.



Con fecha 10 de abril de 2016 se llevaron a cabo las Elecciones Generales para elegir al presidente de la República y a sus dos vicepresidentes, 130 congresistas de la república y cinco parlamentarios andinos para el período gubernamental 2016-2021. Estuvieron inscritos en el padrón electoral 22 901 954 de ciudadanos y participaron 18 734 130 (81.80%). Luego, el 5 de junio del mismo año, se realizó la segunda vuelta en la que participaron 18 342 896 de votantes (80.093%) y cuyos resultados todos conocemos.

Hoy, a menos de dos años para las nuevas elecciones generales (abril de 2021), el señor Vizcarra persiste en su descabellada propuesta de anticipar las elecciones. Y en medio de la crisis ocasionada exclusivamente por los arrebatos personales del presidente de lo que poco (o casi nada) se habla es de nuestro derecho constitucional al sufragio. Veamos.

Nuestra Constitución garantiza el derecho a participar en forma individual o asociada en la vida política del país (Artículo 2°, Numeral 17), al adquirir la mayoría de edad (Artículo 30°) y a través del sufragio (Artículo 31°), manifestado mediante el voto, el cual es personal, igual, libre, secreto y obligatorio hasta los setenta años (a partir de esa edad es facultativo). La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha definido a los DERECHOS POLÍTICOS como “derechos humanos de importancia fundamental dentro del sistema interamericano, que se relacionan estrechamente con otros derechos consagrados en la Convención Americana como la libertad de expresión, la libertad de reunión y la libertad de asociación y que, en conjunto, hacen posible el juego democrático”.

CIDH: “LOS CIUDADANOS NO SOLO DEBEN GOZAR DE DERECHOS SINO TAMBIÉN DE OPORTUNIDADES”

“La Corte destaca la importancia que tienen los derechos políticos y recuerda que la Convención Americana, en su Artículo 27, prohíbe su suspensión y la de las garantías judiciales indispensables para la protección de estos (Corte IDH. Caso Castañeda Gutman vs. México. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 6 de agosto de 2008. Serie C No. 184), así como reitera que el ejercicio efectivo de los derechos políticos constituye un fin en sí mismo y, a la vez, un medio fundamental que las sociedades democráticas tienen para garantizar los demás derechos humanos previstos en la Convención y que sus titulares, es decir, los ciudadanos no solo deben gozar de derechos sino también de ‘oportunidades’. Este último término implica la obligación de garantizar con medidas positivas que toda persona que formalmente sea titular de derechos políticos tenga la oportunidad real para ejercerlos. En el presente caso, si bien el señor López Mendoza ha podido ejercer otros derechos políticos (supra párr. 94), está plenamente probado que se le ha privado del sufragio pasivo, es decir, del derecho a ser elegido (Corte IDH. Caso López Mendoza Vs. Venezuela. Fondo Reparaciones y Costas. Sentencia de 1 de septiembre de 2011. Serie C No. 2332)”.

En otras palabras, los derechos políticos (como derechos fundamentales) no pueden ni deben ser restringidos salvo causa justificada y señalada en la propia Carta Magna o en la Ley (vg. sentencia con pena privativa de la libertad), además de encontrarse debidamente motivada, y que esta a su vez sea real y suficiente. En este caso, aunque la populachera propuesta del señor Vizcarra se fundamente en la “obstrucción por parte del Parlamento” esto no sería suficiente, pues está claro que el Congreso de la República (quizá con algunos exabruptos individuales de algún parlamentario) viene cumpliendo su rol de legislador y fiscalizador consagrados en la Constitución (Artículo 102° y siguientes). Por ello, es válido afirmar que el despropósito presidencial atentaría o, mejor dicho, vulneraría flagrantemente nuestro derecho constitucional al sufragio.

ADELANTAR ELECCIONES SERÍA ABRIR UNA CAJA DE PANDORA

Tal como lo han anotado diversos políticos –así como ilustres constitucionalistas y profesores de Derecho Constitucional–, dar crédito a este dislate del presidente significaría literalmente “abrir una caja de Pandora”, en la que en un futuro no muy lejano el próximo gobernante con afanes mesiánicos y/o autocráticos puede decidir nuevamente modificar nuestra Carta Política apelando al “llamado del pueblo”, cambiando el régimen económico o eliminando instituciones (vg. Defensoría del Pueblo, Tribunal Constitucional, Contraloría General de la República, etc.) para luego dar paso a la supresión de nuestros derechos fundamentales.

Desafortunadamente para los intereses del señor Vizcarra, y en buena ahora para nosotros, esta disparatada idea no se dará. Aunque debemos seguir vigilantes.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Bitácora de septiembre: la caballería

Seguir leyendo

Opinión

El dilema de usar o no usar

Seguir leyendo

Opinión

Imposible disfrazar el golpe de Estado

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo