Connect with us

Opinión

¿A quién tenemos en Palacio?

Publicado

el

La persistencia del presidente en desafiar lo establecido en la Constitución nos lleva a preguntarnos quién es en realidad.



Afirmé en mi último artículo que Vizcarra era un sicario de la democracia. Su persistencia en desafiar lo establecido en la Constitución nos lleva a preguntarnos quién es en realidad: si un comunista disfrazado, un caviar confuso o un regionalista resentido.

Señalábamos también su visible incapacidad para administrar un organismo inmenso como lo es el Estado peruano, y su aparente ignorancia sobre lo que significa “la institucionalidad” –amén de su desconocimiento de la historia del Perú, si nos atenemos a su reciente discurso por el Día de la Bandera–, pero esas carencias no explican su terquedad en seguir destruyendo nuestra democracia.

Algun trauma o resorte psicológico escondido en su pasado debe haber para que un individuo que funge de presidente haga lo que Vizcarra hace: atentar descaradamente contra el destino democrático (paz y progreso) del país, y seguir actuando como si nada pasara, como si estuviéramos en otro mundo.

Otra explicación sería la existencia de algún delito que tuviera relación con las denuncias que tiene en Moquegua: ese resorte psicológico no sería, entonces, más que un mecanismo de protección a sí mismo. En ese caso no se requeriría mayor explicación; se trataría de simple cinismo. Eso explicaría también que haya agarrado a Chávarry como piñata, un funcionario con 36 años de carrera impecable, y le esté dando día y noche, 24 horas al día.

Si fuera así, estaríamos ante el resurgimiento de una ideología totalitaria dormida en el subconsciente combinada con el cargo de conciencia por una o varias faltas. De todo eso, podemos concluir que Vizcarra se encontraría en una cruzada por destruir todo organismo que pueda acusarlo y que, al mismo tiempo y disfrazadamente, alienta el camino hacia un autoritarismo que le permita instaurar un totalitarismo tipo Socialismo del Siglo XXI.

Otros mandatarios de la región han mostrado coraje a la hora de enfrentar problemas sociales; Vizcarra, por el contrario, se ha mostrado indeciso o hasta temeroso de afrontar problemas cruciales que vienen afectando la economía nacional. Esa indecisión y la desatención casi total a otros problemas álgidos del país añaden otra característica que hace más complejo descifrar su personalidad y comportamiento. Eventualmente, tendríamos que buscar a un buen psiquiatra.

¿A quién tenemos en Palacio? Es una pregunta legítima que muchos nos hacemos: ¿a un caviar medroso, un vivo que solo busca su propia salvación, un ineficiente como Villarán, o a una mezcla de todo eso? El panorama se va aclarando cada día, porque al pueblo no se le puede engañar indefinidamente.

Foto original: Andina

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Opinión

El Tribunal tiene la palabra

Seguir leyendo

Opinión

Bitácora de septiembre: la caballería

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo